El Hun y su relación con los ojos