Vivimos en entornos volátiles, llenos de incertidumbre, complejidad y ambigüedad.

No sabemos qué trabajos habrá en 2020-2030 pero algunas habilidades necesitarán ser entrenadas y ciertos sectores estarán más que nunca revalorizados.

La salud es uno de ellos. Las personas, como corresponde al desarrollo de los últimos 200 años, han conseguido derechos personales y sociales que antaño eran utopías. Querremos estar mejor que nunca, fuera y dentro. Prevenir más que curar. Prolongar la vida aún más y mantener facultades a edades elevadas.

¿Cómo será la MTC de dentro de 5, 10, 15 y 20 años?

Este tema me preocupa… y no veo que la dirección sea siempre la adecuada.

Te comparto una historia similar que sucedió en una reunión de profesores de Tai Chi en España en 2006 con las principales escuelas que había en ese momento. Les comenté que el Tai Chi si quería sobrevivir necesitaba explicarse en otros términos porque los alumnos no estaban interesados en Peng, Li, Qi, An, sino en estirar, respirar, calmarse, fortalecerse, defenderse en la calle o sentirse mejor. Que no se trataba de eliminar Peng, Li, Qi, An sino de ampliar horizontes y promover encuentros y poder no asustar a la mayoría de la población. Casi el resto de profesores dijeron que no, que tradición y tradición solo. En 2012 era muy tarde: habían perdido el 95% de los alumnos. Mi Escuela fue lo contrario: hasta que dejé la enseñanza mantuvimos los seminarios siempre llenos. Durante 7 años pude enseñar en el Real Conservatorio de Danza a los bailarines profesionales.

 

¿Porqué pude mantener fieles a estudiantes y no generar rechazo? No por mi destreza inicial, sino más bien por una “colleja” anterior…

En 1997 tuve la suerte de ser la primera persona que enseñó Tai Chi en una universidad: el INEF de Madrid. Con el primer curso hubo un gran revuelo. Un jovenzuelo envuelto en un traje de seda (que hoy me parece horroroso 🙂 ) dando clase de movimientos lentos en la universidad del deporte y “animando a fluir y sentir la energía”. Venían profesores a mirar, a veces a reírse, otros a preguntar, muchos a probar.

El director y una profesora pudieron ver más allá, no dudaron del fluir ni el sentir (¡olé!) pero me exigieron varias cosas:

– que les explicara con argumentos porqué 108 movimientos y no por ejemplo 109, que argumentara porqué había más movimientos a la derecha que a la izquierda,

– que definiera si era un ejercicio aeróbico o anaeróbico y porqué,

– qué a grupo de patologías podría estar indicado y ¡a cuales no! y porqué

– qué mostrara cuales eran los beneficios en propiocepción,

– y que presentara literatura, estudios, referencias y posibles líneas de investigación.

Hubo quien también me exigió pelear dado que yo defendía que era un arte marcial (acepté jejeje y generó credibilidad).

Me dieron 3 meses para espabilarme o marcharme. Lo hice y pude enseñar allí 6 años y aprender de grandes profesores y deportistas.

Hoy es 2018, y el ejemplo paralelo del Tai Chi me sirve para la MTC.

¿La podremos explicar en el lenguaje cotidiano de la salud que ya manejan las personas de la calle con términos como transaminasas, inflamación, infección, microbiota?

Aunque nos guste Peng, Li, Qi, An en el Tai Chi o Yin, Yang, Jing, Shen en MTC… ¿a qué fronteras podemos llegar y de qué manera? ¿Sin biología? ¿Sin fisiología?

¿Sin poder decir donde se genera el Yin? ¿Sin poder explicar con claridad cuan malo, bueno o semi-malo es pinchar un vaso maravilloso? ¿Sin incluir el cerebro o el útero porque son “vísceras curiosas”? ¿Sin hablar de inmunidad o sistema endocrino porque hablamos sólo de lo energético?

Creo que no… que la MTC del siglo XXI la estamos aún construyendo. Y para que sobreviva será tradición + biología, pero solo tradición se queda corto…

Hay quien se da cuenta y pasa a la acción. Mi ayuda en esta dirección es clara: aprender Síndromes de la MTC: una nueva visión.

Te espera la universidad, el conservatorio o lo que te propongas. Explicando qué haces, qué es, cómo funciona y para qué sirve en el lenguaje que las personas entienden. Mejorando por tanto tus resultados. Generando credibilidad y respeto. Siendo claramente mejor que tu competencia.

Tú decides…

Todo eso y mucho más en Síndromes en MTC: una nueva visión, 8 cursos completos, con atención personalizada, resolución de dudas y acceso de por vida.

¡No te lo pierdas!

Artículo: José Sánchez

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X

Contraseña olvidada?

Crea tu cuenta

Curso Vasos Maravillosos

SUSCRÍBETE Y OBTÉN GRATIS

Vídeo exclusivo de El Canal del Corazón, además de otros contenidos exclusivos, ofertas e información detallada sobre nuevos contenidos, eventos y demás.

Te has suscrito con éxito! Ahora revisa tu email ...