El Diagnóstico en Medicina China

 

Existen muchas formas de diagnóstico en medicina china.

 

Diagnóstico por la lengua, por los síndromes, por las Seis Etapas, por los Cuatro Niveles, por la palpación de canales… y por supuesto, por la palpación del Pulso. Pongo en mayúsculas este último puesto que es EL elemento diagnóstico por excelencia, y es que la palpación de la artería radial en las posiciones Cun, Guan y Chi, y en diferentes niveles de profundidad, revela, de manera inmediata y fidedigna, el estado de los Zang Fu, el estado del Yin, del Yang, de los Líquidos, de la Sangre, y la presencia de patógenos como el Fuego, calor, Humedad… amén de lesiones en los diferentes órganos, estructuras, tendones, ligamentos, articulaciones…

 

El diagnóstico por el pulso: un arte perdido

 

El pulso es absolutamente fundamental, y sin embargo, no se práctica jamás. Ni se enseña. ¿Y porqué es esto? Sencillamente, porque es un arte perdido.

 

En todo el tiempo que llevo dedicado a la Medicina Tradicional China, no he conocido a ningún profesor que supiera de pulso. Sí, todos hablaban de los pulsos superficiales, profundos, del Yang arriba, del Yin y de la Sangre abajo, pero nadie iba un paso más adelante. En clase, la asignatura de pulso se daba en una sola tarde, y consistía en una aburrida enumeración de metáforas acerca de como se debía sentir cada uno de los 27 pulsos patológicos.

 

Y, mirando la lista de signos y síntomas que definen los síndromes, podemos ver la gran carencia del pulso. Pongamos que leemos por ejemplo un caso clínico de una paciente que presenta cansancio, parestesias, pelo seco, uñas frágiles y miodesopsias. La lengua es pálida y el pulso es Rugoso, por decir alguno. ¿Pero Rugoso donde? ¿En qué profundidad? ¿En qué órgano?

 

Nadie sabe de pulso. Nadie enseña pulso. Y es el eje fundamental de la medicina china. Es el eje porqué la medicina china es diagnóstica. Y no hay diagnóstico más fiable que el del pulso. El pulso es una ventana hacia el interior.

 

La lengua puede engañar, las preguntas igual, pero el pulso, amigo, el pulso no lo hace.

 

¿Es posible aprender el diagnóstico por el pulso chino?

 

Pues te traigo buenas noticias.

 

Hace años no quería saber nada del pulso. No lo enseñaba. No lo tomaba. No lo entendía. Y lo dejé por imposible. Si a ti te pasa lo mismo, tengo algo que contarte.

 

El pulso no es difícil. Solo hay que tener unas buenas pautas y saber qué buscar.

 

Hace 5 años conocí al gran Robert Doane, maestro de pulso. Fui a verle a Londres a un curso. Nada mas presentarme, me tomó el pulso, y clavó el diagnóstico. Lo clavó de tal manera que no me habló en términos subjetivos de si mi Yin estaba bajo, mi esencia débil o si mi Yang de Hígado estaba por las nubes… no señor…. Me habló de como eran mis digestiones, de como estaban mis senos nasales, de mi tensión de cuello, del estado de mi corazón… ostras…. casi nada.

 

Desde aquel momento me pegué a él como una lapa.

 

5 años después, y tras tres cursos en Madrid, varios viajes a Europa para asistir a sus seminarios, y una estancia en su clínica de Poulsbo, puedo decir que por fin entiendo el pulso, y sé qué buscar y como tratar con Fang Jia Fang aquello que encuentro.

 

¿Sabes qué buscar en el pulso?

 

Es bien fácil, miramos la altura, si está alto o bajo. Pero claro, si no sabes que referencia tiene un pulso alto o bajo, no tienes nada que hacer.

 

Buscamos una forma patológica. Pero claro, si no sabes qué es un pulso normal, cual es su forma normal, no puedes saber como es un pulso patológico.

 

Nos dicen que el pulso normal no se siente ni demasiado fuerte ni demasiado débil, que tiene raíz, que tiene Qi de Estómago… y poco más…

 

El pulso en nuestro curso de medicina china y acupuntura – aprende el diagnóstico por el pulso

 

Gracias a Robert Doane y a su profesor Jimmy Chang, esto ha cambiado. Y ha sido un cambio tan profundo, que el eje del programa de medicina china de mi escuela está centrado en el pulso. No concibo otra forma de hacerlo.

 

En breve anunciaremos otro curso introductorio de pulso, en el cual, por fin entenderás este arte, y porqué el Corazón es el Emperador.

 

El pulso es la clave.

 

Y está a nuestro alcance.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X

Contraseña olvidada?

Crea tu cuenta