Diagnóstico por el pulso en MTC: un arte perdido