El pulso está en el cerebro (por Jose Sánchez)