La “fitoterapización” de la acupuntura